Algunos cuentos

Cuando me sorprendió lo semejante a la estatua de la madrugada, intenté el borrador de lo que pudiera ser un limerick. He aquí este intento: Se dice que, el muy raro hombre, en 1936 estuvo / Verde humo aspiró, del vagón que no existió / Así como, también, se dijo que con veinte, cortinas rosadas, vivía / Pero nunca lo han visto –aunque dicen que en un Cine de barrio una vez lo vieron- a este hombre muy raro, muy raro, a quien alguien lo soñó- y esto sólo una vez-  amarrado, y sin salida,  dentro de aquella  sastrería..