Goldsmith y el imperio yanki retro-conceptual

El 13 de marzo, el famoso escritor Kenneth Goldsmith leyó en Brown University un poema titulado “El cuerpo de Michael Brown”, una apropiación del reporte de autopsia del joven afroamericano asesinado por un policía de Ferguson en el 2014; este linchamiento ha provocado grandes protestas contra el persistente racismo en Estados Unidos. Apenas circuló la noticia del poema de Goldsmith, la polémica estalló enInternet. Goldsmith justificó en su Facebook que el poema da continuidad a su obra, basada en apropiación de textos. Después pidió a la universidad de que no hiciera disponible el video. Ya antes he escrito mi desacuerdo político con Goldsmith. Ahora quiero hacer notar su inconsistencia conceptual. Goldsmith aboga por una escritura no-creativa derivada de la apropiación textual en la era de la distribución electrónica. Pero su obra más bien es una escritura re-creativadel modo en que la gravedad de los reportes es destruida por el sistema neoliberal. Goldsmith ha convertido en arte las apropiaciones que medios, corporaciones y gobierno norteamericano encabezan. Táctica clave de este conceptualismo es negar la geopolítica que hace posible esta estética re-creativa; aplaudida, literalmente, por la Casa Blanca.

Ante la indignación que provocó su re-creación de un reporte sobre el cadáver de una víctima de ultra-violencia racial, Goldsmith quiso alegar que no hubo mala intención. Se trata de una inconsistencia porque el propio Goldsmith ha insistido durante años que sus obras se derivan de conceptos ajenos al sujeto romántico. Pero al defenderse moralmente, Goldsmith recurre al sujeto poético que dice haber dejado atrás. Para que Goldsmith sea congruente con su arte debe dejar de fingir inocencia o justificar sus re-creaciones.

Si Goldsmith quiere ser congruente debe él mismo dejarse ser totalmente apropiado por la lógica del gobierno norteamericano. Debe volverse un sujeto-concepto regido por el neoliberalismo y, rigurosamente, abrazar la brutalidad, el saqueo y el programa total del capital. El legado de Goldsmith será haber vaciado de toda crítica anticapitalista al experimentalismo literario norteamericano. Si no quiere debilitar ese legado, debe llevarlo hasta sus últimas consecuencias y no apelar a motivaciones personales o supuestos malentendidos o buenas intenciones.  Goldsmith contribuirá a la historia de la poesía si termina de sepultar los últimos restos del yo lírico y lo convierte en un sujeto-conceptual pre-determinado por el capital.

Kenneth: no debes abandonar la lógica interna de tu obra. Al contrario, debes permitir que el capitalismo se apropie totalmente de tu persona-literaria, en lugar de querer justificarla mediante tu persona-moral. Tú eres un artista neo-imperial. No sabotees esa función con discursos de artista retro-romántico. De todos modos, esa obra y esa persona literarias ya encarnan el deseo de embellecer al Concepto Capital. Y no lo olvides, la crisis será trasnacional o no será.

* This piece has been translated into Englsih by Guillermo Parra here

Publicado originalmente en el suplemento cultural Laberinto del diario mexicano Milenio. La siguiente columna se publicó el sábado 21 de marzo del 2015.