La cultura Chavín en Perú

Introducción

Este período es considerado un “horizonte” debido a sus influencias artísticas y religiosas, que pueden ser observadas en otras culturas. La cultura de Chavín influenció un área que cubre la mayoría del norte del Perú, las alturas y las áreas costeñas. Se cree que ellos adoraron jaguares, desde que este animal aparece mucho en sus cerámicas. Este período representa el más grande temprano desarrollo en tejidos, cerámica, y agricultura.

Chavín es el período final del largo proceso de domesticación de plantas y animales (Neolítico). En esta época, tanto las artes de la ganadería, como las de la agricultura y las de la construcción y la manufactura −incluyendo la metalúrgica − estaban ya incorporadas en los dominios de la práctica social. De modo que no se trata de una etapa “inicial” en ese sentido; lo es, en cambio, en la intensificación de las funciones de los centros ceremoniales, que se convirtieron en los ejes del desarrollo económico.

La cultura Chavín fue una civilización que se desarrolló en los Andes del norte de Perú entre los años 900 a.C. hasta 200 a.C. El descubridor de la cultura Chavín es el arqueólogo Julio Tello, quien la nombro como la cultura matriz o madre de las civilizaciones andinas del Perú, pero descubrimientos arqueológicos demuestran que la cultura Caral es la más antigua de las civilizaciones andinas y sería un foco de irradiación cultural. La cultura Chavín se desarrollo en la etapa formativa de la historia del Perú y pertenece a las culturas del primer Horizonte Cultural.

La cultura Chavín tuvo su origen en el templo denominado Chavín de Huántar, en el Departamento de Ancash, a 300 quilómetros al norte de la ciudad de Lima. Probablemente los pobladores de Chavín eran originarios de las regiones selváticas ya que utilizaban mucha iconografía selvática como la figura del jaguar, caimán y anaconda.

El sitio arqueológico de Chavín de Huántar fue construido alrededor del año 900 a.C. y fue el centro religioso del pueblo Chavín. Ahora es un Patrimonio de la Humanidad declarado por la Unesco.

PERTENECE: PRIMER HORIZONTE U HORIZONTE TEMPRANO


Ubicación geográfica

La cultura Chavín se encuentra ubicada en el callejón de Conchucos en el lado oriental de la Cordillera Blanca, a orillas del rio Mosna en la cuenca del afluente del alto Marañon, Provincia del Huari, departamento de Ancash. Esta área se encuentra ubicada a 3.150 metros sobre el nivel del mar y abarca las regiones naturales (zonas de vida) quechua, jalca, y puna.

Se extendió desde Lambayeque hasta Ica en la costa y desde Cajamarca hasta Ayacucho por la sierra. Es considerada una cultura panperuana ya que se extendió por gran parte del territorio peruano.


Organización social-política

El Estado Chavín fue teocrático, estuvo controlado por los “sacerdotes” (especialistas) quienes gobernaron en nombre de los dioses Chavín.

La sociedad Chavín fue clasista, los sacerdotes y guerreros acaparaban los recursos, mientras que el pueblo era explotado para producir más.

Los más hábiles se destacaron en la comunidad y terminaron convirtiéndose en líderes, jefes, oficiales. Estos líderes obligaron a la comunidad a producir más y terminaron imponiéndose a los otros, a través de los conocimientos de la naturaleza de los “sacerdotes”. Los líderes Chavín habrían construido con éxito los grandes edificios en honor de los dioses. La razón principal para el progreso de Chavín de Huántar fue su moderna, productiva e innovadora agricultura en su época.

La sociedad Chavín adoraba al dios Jaguar o Puma, era gobernada por un rey-sacerdote quien era representante de la casta gobernante (sacerdotes y guerreros).

Los sacerdotes: La casta sacerdotal eran los especialistas, científicos que dominaban la ciencia de la astronomía, lo que les proporcionaba gran influencia y poder, también eran grandes técnicos agrícolas y “ingenieros hidráulicos”.

La nobleza guerrera: Era la encargaba de contener los embates de invasiones o revueltas en las regiones de la cultura Chavín. Esta sociedad mantuvo la hegemonía, ya sea para proteger sus modus vivendi, mantuvieron un ejército capaz de garantizar las condiciones necesarias para su desarrollo y zona de expansión.

El pueblo: Era la masa popular que tenía que pagar tributos a los dioses y gobernantes Chavín.

Actividades económicas

Sus principales actividades económicas fueron, en los inicios de la civilización Chavín, la recolección de plantas silvestres y la caza de animales.

Agricultura: Los habitantes de Chavín tenían una agricultura bastante desarrollada el maíz − que constituía su fuente principal de alimento −, la calabaza, las habas, calabaza, algodón, la papa, quinua y el maní. Los habitantes del sector de la costa se mantenían sobre todo de la pesca.

El principal motivo del progreso de Chavín de Huántar fue que se convirtió en la agricultura más moderna y productiva e innovadora de su época y dentro de esa agricultura el maíz − conocido en el idioma Quechua como SARA O ARA − y el choclo − o maíz tierno, conocido como HUANSA − ocuparon el sitio principal conjuntamente con sus derivados, entre ellos la chicha de jora, que se convirtió en su fuente de riqueza y dominio. Parece ser que el trueque fue la modalidad de pago del maíz. Este trueque se generalizó y fue la modalidad imperante en sus transacciones, desde Chavín de Huántar hasta el Imperio Inca.

La ganadería: Criaron cuy, domesticaron auquénidos como la llama.

Principales actividades: Recolección, caza y pesca.

Las nuevas actividades (especializadas): agricultura, ganadería, fabricación textil, orfebrería, arquitectura, escultura, pintura y otras artes.

El Ayllu cobro mayor importancia para incrementar la producción del pueblo Chavín.

Construían sus hogares de adobe o piedra, con el techo de paja, y las instalaban cerca de los ríos, para facilitar el riego de sus siembras. Los muertos eran enterrados en el desierto, en el fondo de fosas profundas. Les acompañaban distintas ofrendas funerarias, como vasos de cerámica, instrumentos de trabajo y algunos alimentos, tales como habas y espigas de maíz.

La orfebrería
Utilizaron el oro, con el que elaboraron grandes obras, como el collar de Kunturwasi y el tesoro de Chongoyape (aretes, sortijas, narigueras).

Telas pintadas
Fueron hechas con la finalidad de hacer conocer a sus dioses en otros lugares, como Ica, Ayacucho, por su fácil transporte, ya que era imposible llevar las piedras esculpidas por su excesivo peso.


Manifestaciones culturales

Cerámica Chavín

La cerámica fue encontrada en una gran variedad de formas, incluyendo las botellas y las copas, decorado con una gama amplia de elementos distintivos y estilos.

•    Se caracteriza por ser monocroma, gris y marrón con diseños a base de incisiones.
•    Se distinguían al ofrecer un sinnúmero de ceramios con decoraciones de animales selváticos (jaguar, puma etc.) y también serpientes y peces, y figuras antropomorfas que infundían terror.

Formas de las cerámicas Chavín: Tenían forma globular, cuerpo macizo, con gollete cilíndrico y asa estribo con dibujos en alto relieve de seres zoomorfos, antropomorfos.

Escultura Chavín

Sus características generales es que fueron hechas de piedra (arte lítico) con énfasis religioso. Las esculturas más relevantes son los monolitos y las cabezas clavas.

El Lanzón monolítico (dios irritado): Se encuentra en la parte céntrica del Templo Antiguo, adentro de un crucero que está debajo de la tierra, en el complejo Chavín de Huántar.

Posee rasgos antropomorfos y zoomorfos, como los cabellos y cejas en forma de serpientes, la boca con dos grandes colmillos y las manos con garras felinas.

Esta escultura mide cinco metros de altura y está clavado en el medio de un espacio reducido de forma cuadrangular, en el complejo de Chavín de Huántar.

Obelisco Tello (dios hermafrodita): El Obelisco Tello es una escultura lítica de 2,52 metros, de corte trapezoidal, esculpido en las cuatro caras. Representa a una divinidad compleja: la unión de dos caimanes.

En toda su superficie se representan multitud de otros elementos: hombres, aves, serpientes, felinos, plantas (calabaza, ají, maní, yuca) etc.

La fama del Obelisco Tello es atribuible a la riqueza iconográfica Chavín que contiene, el obelisco es la figura iconográfica más compleja de los objetos de la cultura Chavín. El arte Chavín es básicamente naturalista, y los temas principales son los seres humanos, aves, serpientes, felinos, otros animales, plantas y conchas. Formas idealizadas de estos elementos están cubiertas con abundantes elementos más pequeños, a menudo como sustitución metafórica de partes del cuerpo en el Obelisco Tello.

Estela Raimondi (dios Wiracocha, dios de dos báculos, dios de dos caras):
La Estela Raimondi es un monolito Chavín. Esta hecho de granito pulido de 1,98 metros de lado por 74 centímetros de ancho, tallado en plano de relieve en una sola de sus caras.

Representa a un dios con rasgos felinos con los brazos extendidos sosteniendo en cada mano una vara o báculo. Esta representación aparecerá en otras esculturas de culturas andinas precolombinas posteriores a la cultura Chavín: conocido como Wiracocha o la “divinidad de los dos báculos”. Actualmente se conserva en el patio del Museo Nacional de Arqueología Antropología e Historia del Perú.

Las Cabezas Clavas de Chavín (Esta es una representación del dios Jaguar): Las Cabezas Clavas de Chavín son de distintos tamaños y presentan en todos los casos una estructura alargada en su parte posterior a través de la que son insertadas como un clavo en los muros destinados a su exposición.

En unos casos presentan rasgos antropomorfos, y en otros felínicos, al estilo de la figura del Lanzón: “boca atigrada” con colmillos; agnática, es decir sin mandíbula; y cabello capilar convertido en serpientes.

Función de las cabezas clavas: En la parte exterior de estos muros, en todo el contorno, formaban una hilera las famosas cabezas clavas, de aspecto monstruoso, esculpidas también en piedra y fijadas en los muros por un espiga, debajo de una cornisa decorada que también recorría todo el contorno de la construcción. Las Cabezas Clavas de Chavín − afirman algunos investigadores − servían como fieros guardianes del recinto.

“Algunos afirman que servían para ahuyentar a los malos espíritus.” Las enigmáticas cabezas clavas, según Julio C. Tello, representan cabezas trofeos de sus enemigos, costumbre muy arraigada en las zonas selváticas, por ello se le atribuye a la cultura Chavín orígenes selváticos, otros estudios piensan que podrían ser retratos de los sacerdotes Chavín (ritual religioso en donde los sacerdotes se convertirían en felinos).

En un dibujo de Guaman Poma (siglo 16) se puede ver un hombre colgado de una cabeza incrustada en un muro. ¿Sería este su uso principal?

Arquitectura Chavín

El principal ejemplo de la arquitectura es el templo de Chavín de Huántar. El diseño del templo no habría resistido por lo general el clima de la sierra del Perú, ya que hubiera sido inundada y destruida durante la temporada de lluvias, sin embargo el pueblo de Chavín creó un sistema de drenaje exitoso. Varios canales fueron construidos bajo el templo para permitir el drenaje. El pueblo de Chavín tuvo conocimiento acústico avanzado (ingeniería hidráulica). Durante la temporada de lluvias el agua corría por los canales creando un sonido como un rugido. Esto haría que el templo de Chavín de Huántar pareciera estar rugiendo como un jaguar. El templo está construido de granito y piedra caliza blanca y negra.

La cultura Chavín representa el primer estilo artístico generalizado en los Andes. El arte Chavín se puede dividir en dos fases: la primera fase correspondiente a la construcción del Templo “Viejo” en Chavín de Huántar (900 a.C.-500 a.C.), y la segunda, que corresponde a la construcción del Templo “Nuevo” en Chavín de Huántar” (500 a.C.-200 a.C.). La arquitectura se difundió por todo el territorio, caracterizándose por las estructuras en forma de U, plataformas, pirámides truncadas, plazas hundidas y rectangulares y pozos circulares.

Sus construcciones fueron mayormente líticas (hechas de piedra) aunque en algunos lugares también utilizaron el barro y adobe. Usaron plataformas para la construcción de sus templos con galerías subterráneas que estaban adornadas con cabezas las famosas Cabezas Clavas de Chavín.

Los templos Chavín más destacados son:
• Chavín de Huántar (Ancash)
• Kunturwasi y Pacopampa (Cajamarca)
• Chongoyape (Lambayeque) − Caballo Muerto (La Libertad)
• Garagay (Lima) − Chupas (Ayacucho)

La religión Chavín

El pueblo Chavín fue politeísta y adoraron a dioses terroríficos. La religión en Chavín habría tenido influencia selvática ya que sus esculturas muestran seres sobrenaturales, que recogían rasgos felinos como el Jaguar y el Puma, pero también caimanes y serpientes etc. y diversas aves andinas como el águila, cóndor y el halcón. El culto Chavín se estimulo debido al uso técnicas avanzadas de producción agrícola, textil, avances en las la fabricación de grandes redes de pesca, y el descubrimiento de las técnicas de orfebrería con oro y plata, y la metalurgia del cobre. Estos avances económicos condujeron a la construcción de centros ceremoniales y ciudades.

La iconografía de figuras antropomórficas felinas es una característica importante de la civilización Chavín. Todas estas deidades son representadas en las diferentes manifestaciones culturales como en la cerámica, artefactos de metal, textiles y esculturas arquitectónicas. Chavín de Huántar fue un punto central, en particular, para los rituales religiosos. La vestimenta y la música fueron parte de las ceremonias importantes. La religión Chavín tuvo como cabeza principal al sacerdote. En el templo de Chavín de Huántar, hay varios lugares en las habitaciones utilizadas para hacer fuego, con restos de comida, animales, y cerámica, cuya presencia sugiere que el sitio se dedicó a la realización de sacrificios.

La religión Chavín implicaba la transformación del ser humano a otro a través del uso de sustancias alucinógenas. Muchas esculturas representan la transformación de una cabeza humana a una cabeza de jaguar. El uso de sustancias alucinógenas para fines religiosos era común según los hallazgos arqueológicos encontrados. Los sacerdotes Chavín utilizaban el cactus de San Pedro “Ayahuasca”, dada sus propiedades alucinógenas, son a menudo representadas en las imágenes talladas, por ejemplo en la imagen de un dios que lleva el cactus en la mano como un palo. Hay imágenes que representan figuras humanas con fugas de mucosidad de la nariz (un efecto secundario resultante de la utilización de esos alucinógenos). La droga contenida en el cactus ponía a los sacerdotes en trance, por lo tanto “más cerca de los dioses”, y otros beneficios, que les permitió mejorar su visión (dilatación de las pupilas) y penetrar en las profundidades del templo en la oscuridad absoluta.

Conclusión

Como conclusión, podemos decir que la cultura Chavín fue un importante factor de difusión cultural ya que logró unificar, mediante la expansión de su cosmovisión religiosa, una gran parte del área de los Andes centrales y, además, gracias a la transmisión de sus avances agrícolas, estableció las bases materiales para el desarrollo de las civilizaciones clásicas de la América precolombina: los Mayas, los Aztecas y los Incas.